Lepra tratamiento | Cómo tratarla para controlarla

La enfermedad de Hansen data de varios siglos de antigüedad. Durante mucho tiempo fue tratada con métodos poco éticos, que implicaban el confinamiento de quien padecía la afección. En la actualidad, gracias al avance de la ciencia, se puede curar y realizar un tratamiento para la lepra.

A continuación, apunta los métodos convencionales y descubre cómo controlarla de forma eficaz.

Lepra tratamiento: Método para controlar la enfermedad

La mejor manera de controlar la enfermedad de Hansen o Lepra, es a través del diagnóstico precoz de la afección. Mientras que, en la antigüedad, el tratamiento consistía en aislar a los enfermos.

No obstante, actualmente se ha descubierto que solo quien convive con un infectado durante muchos años puede ser sensible a la infección. Ahora bien, la mayoría de las personas tienen inmunidad natural frente a la enfermedad.

Por tal razón, el método eficaz para controlar la enfermedad y evitar el contagio, es detectarla a tiempo y empezar cuanto antes la medicación. De igual modo, en el caso de los familiares cercanos, estos deben ser examinados por un médico para descartar un caso de contagio.

Tratamiento de la lepra: Medicamentos recomendados

Lepra tratamiento

El tratamiento actual de la enfermedad de Hansen o Lepra, consiste en una combinación de fármacos que reducen los síntomas y frenan la multiplicación de las bacterias. Por lo general, se emplean los siguientes medicamentos:

  • Rifampicina: Es un antibiótico bactericida que actúa de forma eficaz en las vías respiratorias, especialmente en la nariz y garganta. Se encarga de frenar la multiplicación y destruir la bacteria causante de la lepra.
  • Clofazimina: Es una sustancia antimicrobiana usada en combinación con otros agentes para combatir la lepra.
  • Dapsona: Es un antibiótico empleado para tratar las infecciones de la piel, incluyendo la lepra. Su efecto, también, consiste en la reducción de la inflamación causada por la infección.
  • En caso de alergias a cualquiera de los medicamentos anteriores, se emplea la Monociclina, Ofloxacin, Claritromicina, entre otros. Todos son antibióticos que destruyen las bacterias e impiden su reproducción.
  • También, son usados algunos corticoesteroides, la Talidomida y algunos inhibidores que reducen los síntomas de la afección. Dentro de estos se encuentran el dolor, inflamación, así como reacciones de los medicamentos.

La terapia con medicamentos se puede extender desde los 6 meses hasta los 2 años, según el tipo de afección que padezca el paciente. Por lo general, es un tratamiento suministrado por el programa de salud nacional del país donde se encuentre el infectado.

Por el contrario, al no realizar el tratamiento médico, las consecuencias implican reducción de la movilidad corporal hasta la muerte.

¿Existe una vacuna contra la lepra?

No. Sin embargo, existe una amplia gama de medicamentos que ayudan a frenar la multiplicación de la bacteria Mycobacterium leprae, causante de la enfermedad.

Se estima, que la aplicación de la vacuna contra la tuberculosis (BCG) ayuda a aumentar la inmunidad contra la infección, reduciendo el número de casos de contagio en el mundo.

Lepra tratamiento: Estrategias de control

A pesar de los avances de la ciencia en la enfermedad de Hansen, existe una gran desinformación sobre la misma. Por tal razón, además de la medicación se requiere de estrategias de control de la infección, entre las cuales conviene destacar:

  • Conocimiento de la enfermedad: Desde la educación inicial hasta la superior, se debe informar a la población sobre la lepra, así como, tratamiento y formas de prevenir el contagio.
  • Ofrecer servicios gratuitos de detección precoz de la enfermedad, especialmente en áreas endémicas. De igual modo, ofrecer la medicación necesaria.

En conclusión, la lepra es una enfermedad de difícil contagio, sin embargo, la prevención consiste en la detección precoz y rápido tratamiento. Así que, la información sobre la enfermedad es tarea de todos.