Conoce el origen de la lepra en la humanidad

La lepra es la segunda enfermedad incapacitante que se conoce, después de la poliomielitis. Es una de las primeras enfermedades registradas en la literatura. El origen de la lepra se establece casi al principio de la humanidad.

Origen y descubrimiento de la lepra

origen de la lepra

Se encontró un esqueleto humano en la India que data de aproximadamente 2000 años antes de Cristo. Es la evidencia más antigua documentada de un enfermo de lepra. Los antropólogos, biólogos y arqueólogos coinciden en que el origen de la lepra se remonta a unos 4000 años atrás.

En su investigación notaron que dicho esqueleto tenía patologías en la zona maxilar y nasal, compatibles con lesiones asociadas a la lepra. El próximo paso fue buscar ADN del bacilo Mycrobacterium leprae para hacer una comparación con las cepas de las enfermedades actuales.

Por su parte, en 1873 el médico Gerhard Hansen de Noruega, descubrió el origen de la lepra en el bacilo, y probó que es una enfermedad infecciosa. De allí se deriva el nombre de la lepra como enfermedad de Hansen.

La lepra en tiempos bíblicos

Se le conocía como la enfermedad de los malditos. Y es que en la Biblia misma se le llama inmundo al que padecía de lepra. Se creía que era un castigo divino. Algunos textos bíblicos indican que los leprosos vivían marginados a las afueras de los pueblos por miedo al contagio de los sanos. El único que se acercaba a curarlos de forma milagrosa era Jesucristo.

Vivir con lepra en la Edad Media

En este período de tiempo, los leprosos debían llevar consigo las tablillas de San Lázaro, el santo patrono de los enfermos. De igual modo, golpeaban las tablillas para anunciar que iban a pasar. Durante el siglo XIX no se conocían las causas de la lepra y por tanto, no existía entonces tratamiento efectivo, sino hasta entrado el siglo XX. Así que, la única medida de protección era aislar completamente al leproso fuera de las ciudades.

Desde África y Asia, la lepra llegó al continente europeo por los ejércitos de Alexander en los años 300 antes de Cristo. La enfermedad hizo estragos también en el Medio Oriente hasta el año 1870.

Por otro lado, las causas del avance de la lepra fueron la sanidad deficiente y desnutrición en la población en general. Suramérica conoció la lepra gracias a la invasión colonial que traía esclavos africanos infectados.

Por otro lado, el desconocimiento y las supersticiones en torno a la lepra, llevaron a muchas personas a sufrir desfiguración y malformaciones, cual monstruos incurables.

La lepra en el siglo XXI

Por increíble que parezca, aún quedan algunas leproserías o lazaretos en Brasil, Argentina, República Dominicana y una es España, la única de Europa Occidental. Lo cierto es que existen algunos focos de lepra en más de 100 países, más que todo en África. Además, se ha comprobado que el control efectivo viene por cortar la cadena de transmisión y no aislar a numerosas personas sin esperanza alguna.

En conclusión, ya se conoce perfectamente el origen de la lepra y cómo controlarla. Ahora bien, solo resta que la población entienda que la lepra no es culpa del enfermo.